La justicia europea archiva el recurso contra la financiación de RTVE

ImagenFUENTE: SERVIMEDIA – EL ECONOMISTA

El Tribunal de Justicia de la UE ha archivado el recurso interpuesto por la Comisión Europea contra España por el modelo actual de financiación de RTVE.

El archivo, decidido ayer y anunciado este martes por RTVE en un comunicado, es consecuencia del desistimiento de la Comisión Europea a seguir en su actuación contra España después de la sentencia del tribunal europeo del pasado 27 de junio, que dio por ajustada a derecho la financiación de la radiotelevisión pública francesa que, al igual que la española, había sido puesta en cuestión por la Comisión Europea.

Bruselas, vistas las similitudes entre uno y otro modelo, ha entendido que la motivación de la sentencia para el caso galo es igualmente aplicable al español.  El actual sistema de financiación de RTVE lo adoptó el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que suprimió la publicidad de TVE y, a cambio, impuso tasas para financiar a la corporación pública a las cadenas privadas de televisión y a las telecos.

El Ejecutivo comunitario decidió acudir a los tribunales al observar un incumplimiento en la directiva de autorizaciones de redes de telecomunicaciones, pero, tras el pronunciamiento del tribunal de Luxemburgo, tiró la toalla. Ahora, las teleoperadoras españolas tienen puestas sus esperanzas en el recurso contra el canon que interpusieron ante el Tribunal Supremo.

En relación con las costas procesales, el auto dictado por la Sala Segunda del Tribunal de Justicia de Europa, ha recordado que, con arreglo al Reglamento de Procedimiento, y dado que ninguna de las partes había solicitado la condena en costas, cada parte habría de cargar con sus propias costas. De tal modo, sigue el auto, “procede decidir que la Comisión y el Reino de España carguen con sus propias costas”.

En virtud de todo lo expuesto, concluye el tribunal, se archiva el procedimiento iniciado en 2011 por la Comisión Europea contra el Reino de España por la financiación de RTVE, condenando a las partes (la Comisión y el Reino de España) a cargar con sus propias costas, al igual que ocurrió (por similitud) con los casos de Hungría y Francia.